Tres elementos clave para investigar en Comunicación

iui

Las rutinas de investigación que se desarrollan en Ciencias Sociales (caso de la Comunicación, como disciplina), definen su validez y dejan el terreno firme, para evitar la especulación. Las Ciencias Sociales al investigar sobre los fenómenos derivados del comportamiento del hombre en sociedad, trabajan en una zona, en donde la subjetividad es valorada. Estudiar las subjetividades es una tarea densa, por cuanto se trata de objetos de estudio cambiantes (Ackerman, 2013, p. 44), que pueden ser interpretados de diversas formas.

El trabajar con elementos, muchas veces impregnados de subjetividad, no significa que el investigador social no establezca metodologías que conviertan a su ejercicio, en científico, y, por consiguiente, aportante de nuevo conocimiento. El señalamiento que se hace a las Ciencias Sociales de especulativa, por permitirse contemplar la posibilidad de estudiar el mundo social más allá de lo cuantitativo y replicable, queda sin piso, en la medida en que los investigadores tengan como marco de referencia las diversas formas de abordar y sistematizar las realidades, que han sido desarrolladas a lo largo de la historia de la humanidad.

Y aquí, es donde se tornan importantes las definiciones de los paradigmas, los enfoques y los métodos para una investigación. Estos tres elementos le aportan parte de la estructura metodológica a un proyecto, asegurando las respuestas al Cómo voy a abordar un objeto de estudio, dejando claro el camino por el cual el investigador deberá transitar, evitando desbordar sus expectativas y disminuyendo los riesgos de perder la fiabilidad en el estudio.

Si establece los paradigmas, el investigador sabrá en qué forma de pensamiento investigativo, va a inscribir su trabajo. Con el Positivismo le apostará a los métodos tradicionales de las Ciencias Naturales, que buscan la explicación matemática de un hecho. Así las cosas: “es considerar las ciencias sociales similares en muchos aspectos a otras ciencias (físicas)” (Della Porta, Donatella y Keating, p. 35).

El camino del Pospositivismo, llevará a un investigador a “flexibilizar” su posición frente a los hallazgos, al reconocer, que el mundo real no sólo puede ser explicado desde lo empírico, y es por eso que, “se aproxima a enfoques científicos modernos, que aceptan cierto grado de incertidumbre” (Della Porta et al., p.36).

El paradigma Hermeneútico-Interpretativo inclinará al investigador a observar un mundo, que se muestra objetivo, pero que puede ser interpretado, al buscar sus diversos significados (Della Porta et al., p.37) manifiestos en múltiples discursos. Y finalmente, con el paradigma humanista, se estudia un objeto desde la consideración que las manifestaciones sociales son plenamente construcciones irregulares, variantes y emocionales. “Los enfoques humanísticos dan mayor importancia a lo subjetivo” (Della Porta et al., p.37).

Después de tener el paradigma definido para una investigación en Ciencias Sociales, se deberá saber cuál enfoque (cualitativo, cuantitativo o mixto), es el más adecuado para acometer el abordaje de la realidad.  Lo cuantitativo “se caracteriza fundamentalmente por la búsqueda y la acumulación de datos” (Ackerman, 2003, p.40), y por la generalización de los mismos. Por su parte, al decidirse por lo cualitativo se estará ahondando en las características de un fenómeno mediante las descripciones y observaciones, se pretenderá estudiar un fragmento de contexto social y explicarlo suficientemente en algunas de sus dimensiones (Ackerman. 2003, p. 44).

El enfoque cualitativo permite que, en las Ciencias Sociales, se pueda interpretar al mundo, en múltiples aspectos, sin depender estrictamente de lo estadístico. Se puede decir, que lo cualitativo, ayuda a explorar la riqueza y la complejidad de los entornos sociales, ya que, “es a partir de una acción interpretativa que podemos hallar el significado de la vida social” (Ackerman. 2003, p. 44).

La tarea posterior al enfoque es conocer bajo que método se podrá obtener la información suficiente y de calidad, que lleve a una profundización adecuada en el fenómeno que se quiere analizar. Ackerman nos refiere distintos métodos: “inductivo, deductivo, dialéctico, axiomático. Pero también son métodos la interpretación, la explicación causal o el análisis del discurso” (p. 39). El método básicamente marcará el procedimiento, por medio del cual, se llegarán a establecer las características y las formas de relación de los elementos dentro del objeto investigado.

Bibliografía

Ackerman, S. (2013). Metodología de la Investigación. Buenos Aires: Del Aula Taller. Recuperado

Della Porta, D., & Keating, M. (2013). Enfoques y metodologías en las Ciencias Sociales: Una perspectiva pluralista (Vol. 343). Ediciones AKAL.

Olabuénaga, J. I. R. (2012). Metodología de la investigación cualitativa (Vol. 15). Universidad de Deusto

Igartua, J. J., & Humanes, M. L. (2004). El método científico aplicado a la investigación en comunicación social. Journal of health communication, 8(6), 513-528

Anuncios